La inseguridad amenaza el futuro del Cesar/ Por: Diógenes Armando Pino S.

Durante tres días en el marco del XXVI Festival Nacional de la Tambora y la guacherna, el cadencioso baile, la música, alegría de sus ritmos, en asocio con la amabilidad, alegría y cariño del Tamalamequero me llenaron de éxtasis, transportándome al edén, desconectándome de la realidad cotidiana.

Hoy despierto de ese sueño mágico, afrontando la cruda y dura realidad que padecen la mayoría municipios del Cesar, donde sus habitantes viven atemorizados, angustiados y bajo la zozobra por la inseguridad que reina y azota sus poblaciones, alterando su paz y tranquilidad.

Las principales ciudades del departamento han visto como los casos de fleteo, atraco, hurtos, raponasos, abigeato, se han incrementado visiblemente, acrecentando la desconfianza y la sensación de temor de los ciudadanos, quienes perciben como exponen su integridad física y hasta la vida toda vez que los delincuentes usan la fuerza y violencia para perpetrar sus fechorías.

Es imaginable transitar las calles de Valledupar o Aguachica sin que el pánico y el miedo se apoderen del transeúnte, quienes se sienten vulnerables e indefensos por el entorno de inseguridad y delincuencia que lo circunda, cohibiendo a los ciudadanos de disfrutar de la belleza de su tierra, constriñéndolo de adelantar actividades al aire libre, en espacios públicos y condicionándolo al encierro, contribuyendo con ello que el bienestar, desarrollo y progreso de su territorio se vea mermado.

No es posible que este flagelo reine en nuestro departamento, condicione nuestras vidas, cercene nuestra tranquilidad y libre locomoción, sin que las autoridades tomen las medidas necesarias para combatirlo, a sabiendas que es una obligación insoslayable del estado y una demanda social que se debe atender, garantizando a sus conciudadanos las condiciones necesarias para adelantar sus actividades diarias sin exponer su integridad, bienes y vida.

Por eso se hace imperioso que las primeras autoridades de estos municipios asuman un liderazgo y compromiso en la implementación de políticas de seguridad que contribuyan en la búsqueda de alternativas, mecanismos y solución al clamor de sus ciudadanos.

Los organismos de seguridad deben fortalecer la inteligencia e investigación criminal, convirtiéndose en la primera línea para prevenir, controlar y neutralizar la delincuencia, reducir los índices de criminalidad y disminuir el temor ciudadano frente al delito, para ello se requiere adelantar operativos, acciones y desplegar su capacidad operativa que conlleven a golpear y contrarrestar las estructuras criminales que azotan las ciudades.

Desde los gobiernos nacional y territoriales se viene incentivando la implementación de la economía naranja, como alternativa de desarrollo local, donde ciudades como

Valledupar mediante el folclor pretende jalonar el turismo, fortalecer empresas y negocios que le permitan dinamizar su economía, forjando en sus habitantes mejorar su calidad de vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *