Voto libre, voto responsable. Por: Gustavo Gómez Echeverry

“Cuanto menos se tiene más importante es tu voto. Los votos construyen hospitales, escuelas, calles, políticas públicas, participación, etc., pero cuando se ejercita con responsabilidad, pues con la indiferencia – con el no voto – no se construye nada”

“Como la dicha de un pueblo depende de ser bien gobernado, la elección de sus gobernantes pide una reflexión profunda”,  Joseph Joubert.

Que sirva este hermoso pasaje del ensayista y moralista francés como abrebocas para que los miles de potenciales electores de todos los municipios de Colombia salgamos a votar masivamente el próximo 27 de octubre, por quienes consideramos, son las personas más aptas y capacitadas para administrar los recursos de los municipios y de los departamentos a los que pertenecemos, nos referimos a la elección popular de alcaldes y gobernadores, y con ellos concejales y diputados.

efectivamente, como ciudadanos debemos de utilizar la herramienta constitucional más importante que tiene la democracia, el voto, y con él elegir el candidato o candidata que represente el programa de gobierno que más le conviene al municipio y al departamento, por ende a sus ciudadanos a nivel del desarrollo humano e inclusión social, desarrollo agropecuario y rural, educación con calidad, salud, nutrición y deporte, medio ambiente, ordenamiento territorial, cultura y juventud, niñez, adultos mayores, comunidad Lgbti, infraestructura, malla vial, espacio público, movilidad, seguridad ciudadana, vivienda, economía, turismo, empleo, zona rural, asentamientos humanos, participación ciudadana, población afro, población vulnerable, etc.

Hoy los municipios y departamentos requieren con extrema urgencia un gerente, un administrador que gerencia los recursos públicos con planeación, de manera pulcra, transparente y participativa, que gestione ante los entes departamentales y nacionales, así como ante el sector privado, los recursos necesarios para impulsar el desarrollo y el progreso de lo entres territoriales en mención.

Para lograr esto, no es posible que sigamos quejándonos, insultando, señalando, ‘macartisando’, y juzgando, pues, tratándose de esto último, tal tarea es propia de los jueces de la república; lo que tenemos que hacer es ejercer a través del poder del voto, el cambio que anhelamos todos, dicho cambio se da cuando ante los distintos candidatos que se presentan para administrar los recursos públicos, nosotros los potenciales electores con responsabilidad política, analizamos quién es el candidato que con sus propuestas, se ajusta más a las demandas y necesidades de los habitantes de cada municipio de cada departamento.

En este orden de ideas, una vez advertido si ese candidato tiene propuestas serias, creíbles, verificables y posibles de realizar en beneficio del pueblo, miramos si también tal candidato, tiene entre otras cualidades, algunas de las que a mi modesto juicio debemos de considerar al momento de elegir, de tal manera que si nuestro candidato a la Alcaldía ofrece una buena alternativa para el desarrollo y progreso del municipio, y además es íntegro y moral, honesto, servicial, comprometido con la comunidad, gerente, coadministrador, agente de cambio, incluyente y propiciador de espacios participativos, visionario holístico, retador, gestionador, evaluador, proactivo y planificador, líder, competitivo, visionario, estratega, emprendedor, trabajador en equipo, autónomo, estudioso, conciliador, comunicador y democrático; ya tenemos en consecuencia los tres elementos o razones para elegir.

Por eso, una vez que nos hayamos informado y comparado las mejores propuestas de todos y cada uno de los candidatos a regentar municipios y departamentos; simplemente decidimos democráticamente quienes serán los próximos alcaldes y gobernadores en nuestro país.

Así, y no de otra manera, tu voto, su voto, nuestro voto, es un voto libre, un voto responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *